Guitarras, maderas y ecología

artículo escrito por Toni Iñiguez


Lserene888a guitarra, como ya sabemos, está construida con maderas, pero  no todas estas adquisiciones de maderas atienden a criterios de ecología y sostenibilidad. Desde hace cientos de años utilizamos las maderas de los arboles para fabricar nuestro instrumento. Es una gran suerte que la Naturaleza nos haya regalado la posibilidad de tan solo con los troncos de los arboles, poder hacer un instrumento tan maravilloso que canta bellas melodías y a través del cual podemos expresar nuestras ideas musicales. Casi se diría que la Tierra entera canta a través de nuestras guitarras.

Como todos sabemos, desde hace un tiempo la tierra está sometida a una gran presión por nuestra necesidad, a veces justificada y a veces no, de obtener recursos. Esto nos debe hacer comprender que aunque como seres humanos necesitamos expresarnos y utilizar los recursos, debemos hacerlo de manera responsable porque estamos destruyendo  el  Planeta y todo lo que en él habita.

Afortunadamente cada vez existe más gente concienciada, que piensa en todas estas cosas y se preocupa de cuidar los recursos e investigar para obtener los mismos resultados pero de manera menos tóxica y contaminante.

La buena noticia

Es que ahora mismo existen algunas empresas de fabricantes de guitarras y luthiers,  están trabajando con maderas de producción sostenible. Plantan arboles y esperan a que crezcan para en unos años construir instrumentos con sus maderas. Experimentan e investigan con los barnices para hacerlos mas amigables con el medio ambiente y menos tóxicos: barnices al agua, goma-laca… y en sus empresas se utilizan paneles solares para la producción de energía y otros sistemas eficientes de producción de energía.

Cuando vayas a comprar una guitarra piensa en todas estas cosas, e incluso coméntalo a tus amigos y conocidos.

La belleza de la tierra merece que nos preocupemos de su sostenibilidad para que podamos seguir haciendo música con nuestras guitarras por muchos cientos de años y nos puedan seguir escuchando las personas, las ballenas, los arboles, las montañas y los pájaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *