La ornamentación en la guitarra clásica

por Toni Iñiguez


La ornamentación en la guitarra clásica

La ornamentación en la guitarra clásica

Para entender qué es la ornamentación en la guitarra clásica (apoyaturas, trinos, mordentes…etc) y cómo se hacen cada una de ellos, antes hemos de conocer lo que antiguamente esto significaba para compositores e interpretes, cómo pensaban ellos que se debía embellecer una melodía o fragmento musical. Así entenderemos mejor cómo hacerlo en nuestro tiempo.


Hasta el siglo XVIII, el interprete de instrumento sabía improvisar, y tenía total libertad para hacerlo en pasajes y en fragmentos de las obras. Por eso los compositores sabiendo esto utilizaban el bajo cifrado y dejaban en las melodías espacios sin rellenar para que el interprete lo hiciera, como en las cadencias de concierto (un corto pasaje en el que por unos minutos se detiene la orquesta, y el solista se luce demostrando su destreza) o en las melodías, dejando libertad para que el músico demostrara sus habilidades y talento inventivo.


En principio, (entonces ahora y en todos los tiempos), la ornamentación debía servir para dar fluidez al pasaje musical y no para recargarlo así que con esta premisa los músicos tenían libertad para ornamentar las melodías. Era el interprete del instrumento el que tenía el control de estos pequeños adornos añadidos a una melodía.


Los cambios 

Sin embargo, esta libre tendencia cambiará con el paso del tiempo, y aparecerá el afianzamiento de las tendencias individualistas de los compositores. Ahora los compositores querían controlar completamente su obra. No querían que el interprete les añadiera nada, ninguna nota que ellos no hubieran pensado antes.

El compositor aspira ahora a controlar totalmente su obra, por lo que a partir de este siglo XVIII aumentan en la partitura las indicaciones y las anotaciones sobre cómo hacer las ornamentaciones.

Ya Mozart y Beethoven anotan con todo detalle en sus partituras las indicaciones sobre mordentes, trinos y grupetos: dónde empiezan y dónde terminan y con qué nota, comienzo y final de cada uno de ellos.


El estilo musical correcto

Conociendo estos antecedentes, ahora a nosotros nos será más fácil entender que para poder tocar correctamente los adornos y todos las pequeñas notas ornamentadas en las piezas que estudiamos, antes debemos conocer un mínimo la época historica en la que está escrita cada pieza, e investigar de qué manera se realizaban, conocer el estilo de la época.


En muchas partituras y ediciones actuales, las ornamentaciones aparecen escritas por el editor o transcriptor de la partitura. Pero sabiendo todo lo anterior que acabamos de conocer, nosotros ahora podemos “inventar” o “mejorar” lo que hay escrito, añadiendo notas, mordentes, trinos y grupetos.  Podemos imaginarnos que somos interpretes del siglo XVII y estamos improvisando y creando sobre la melodía que nos dan, o podemos ceñirnos a la sugerencia. También podemos y debemos tocar exactamente las ornamentaciones cuando se traten de épocas más actuales.


Precisión y conocimientos

Evidentemente para poder realizar correctamente estos añadidos de las ornamentaciones en la guitarra clásica, inventados por nosotros, antes debemos tener unos amplios y sólidos conocimientos musicales de cómo se tocaban en la antigüedad, formándonos, leyendo textos sobre historia de la música, formas musicales, libros, apuntes y biografías de los compositores, para poder conocer el estilo concreto y la forma de pensar que se tenía en cada época, sobre esa pieza en concreto que estemos trabajando. No es tan sencillo como ponernos a añadir notas, si queremos ser precisos a las ideas originales del compositor.


Afortunadamente, para poder aprenderlo, nos ha quedado información al respecto en libros y manuscritos antiguos. Como ejemplo tenemos el pequeño libro que Johan Sebastian Bach escribió para su hijo Fridemann que tenía entonces diez años de edad, sobre cómo el niño debía realizar las ornamentaciones en las partituras que escribió para él. 


A partir de ahora cuando veas un trino, un mordente o una apoyatura o grupeto, recuerda cómo se pensó en ello a lo largo de la historia de la música.


Si quieres iniciarte en la guitarra clásica o si ya llevas tiempo tocando y deseas mejorar tu practica, puedes unirte a mis cursos de guitarra clásica Online donde en pocas semanas transformarás y mejorarás completamente tu manera de tocar la guitarra clásica.

Ahora es tu momento, accede a mis cursos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Acepto la política de privacidad. *